Mayo 2009

Durante los días del 28 de abril al 1 de mayo se realizó el VI Congreso de SOCHUMB (Sociedad Chilena de Ultrasonido en Medicina y Biología). Allí, General Electric Healthcare presentó su nuevo ecógrafo portátil, el Voluson i. Acerca de este lanzamiento y otros tópicos, Diagnóstico dialogó con el doctor Fernando Viñals Larronde, especialista en ginecología y obstetricia y miembro activo de SOCHUMB y FLAUS (Federación Latinoamericana de Sociedades de Ultrasonografía en Medicina y Biología) entre otras entidades.

¿Por qué cree que GE Healthcare eligió Chile como plataforma de lanzamiento de su nuevo ecógrafo Voluson I?
“Nuestro centro, en la ciudad de Concepción, tiene un vínculo muy especial con General Electric desde hace cinco años. En el año 2002, preparamos el primer trabajo de tecnología STIC, que apareció al año siguiente publicado en Ultrasound in Obstetrics and Gynecology, revista inglesa de tirada internacional con primer impacto en el área de ultrasonido aplicado a obstetricia y ginecología. De ahí en adelante hemos mantenido una línea de publicación utilizando las nuevas herramientas preparadas por General Electric, con lo cual hemos forjado un vínculo bastante cercano entre lo que significa ser usuario de los equipos y la demostración científica de las aplicaciones y ventajas de las nuevas herramientas tecnológicas y cómo estas facilitan el quehacer clínico diario. Nosotros habíamos participado en el lanzamiento de otras nuevas tecnologías anteriormente, así que creo que esa es la razón.”
Es una buena forma de certificar la confiabilidad y ventajas del producto…
“Nuestro centro posee varias plataformas Voluson de General Electric. Participamos en el clinical trial del V Voluson oluson i, que es, precisamente, el equipo que se presentó. De esta manera, participamos también en las decisiones de los cambios básicos que tenía que tener el equipo para que pudiese ser utilizado por todo el mundo. Supongo que todos estos elementos son los que contribuyeron a que el lanzamiento oficial de Voluson i se realizara en Santiago de Chile.”

¿Qué ventajas presenta este equipo, qué es lo que usted señalaría como más conveniente del mismo?
“Bueno, desde ya, este es un equipo básicamente portátil. Hasta ahora, las plataformas portátiles que existían en el mercado no incluían una buena calidad de imagen, así como tampoco herramientas de reconstrucción tridimensional en tiempo real; eran equipos bastante básicos. Este es un equipo que contiene gran cantidad de herramientas, como por ejemplo las volumétricas, hace 3D-4D, tiene una excelente calidad de imagen bidimensional y contiene una serie de mejorías de la imagen bidimensional que tienen las grandes plataformas y ahora están en esta plataforma portátil (SRI-Xbeam).
De tal forma, cuando uno lo utiliza, de ninguna manera siente que está trabajando con un equipo de menor calidad.”

En breve, usted participará de un encuentro médico en Inglaterra, ¿qué nos puede comentar al respecto?
“Todos los años se realiza el Congreso Mundial de Ultrasonido en Obstetricia y Ginecología que va cambiando de sede y este año toca en Londres.
Es un congreso científico al cual, los últimos 4 años, hemos enviado y presentado trabajos. Este año hemos trabajado en algunas contribuciones acerca de la utilización de tecnología volumétrica en cerebro fetal y telemedicina para el diagnóstico de cardiopatías fetales.”

¿Cuáles le parece que son los temas centrales, los desafíos de la especialidad a tratar en esos eventos?
“Bueno, lo básico es el cambio de concepto bidimensional, convencional, al concepto de volumen. El volumen significa que uno, en diversas formas, puede capturar un trozo de examen, un trozo del órgano, un trozo del feto en este caso.
Este fragmento o cubo puede manipularse con diversas herramientas, visualizarse bajo diversos prismas y con objetivos distintos.
Ese volumen puede quedar guardado durante años y ser re-analizado posteriormente con nuevas herramientas que puedan aparecer en el transcurso del desarrollo tecnológico. Estos volúmenes son también un respaldo médico legal. La información queda almacenada y es, además, una base de información para educar y formar nuevas generaciones de ecografistas.
Ahora, ese cambio de concepto, el concepto volumétrico, trabajar adquiriendo volúmenes y analizándolos posteriormente en un computador, en una estación de trabajo, es un concepto que es más radiológico que de obstetricia tradicional. Y ese es un gran cambio porque, en el fondo, muchas veces no se le tiene que dar la respuesta inmediatamente al paciente sino que se puede volver al computador, analizar el caso y de ahí entregar un informe que, indudablemente, puede ser más preciso y certero.”