Actividad anormal del cerebro en niños con retraso del lenguaje

Por .

Mayo 2009

    * Cuando los niños con retraso del lenguaje, escuchan, se activan distintas áreas del cerebro en comparación con niños normales.
    * A medida que crecen, los niños con retraso del lenguaje pueden ser cada vez más menos receptivos a la lengua .
    * Los radiólogos pueden eventualmente ayudar a diagnosticar, dirigir y supervisar el tratamiento de éste grupo de niños.

CHICAGO - Según un estudio preliminar, que fue presentado en la 88° Asamblea Científica y Reunión Anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica (RSNA); niños con retraso del lenguaje tienden a escuchar con el lado derecho del cerebro más que con el lado izquierdo.
Esta representa la primera investigación sobre la utilidad de la resonancia magnética funcional (fMRI) para investigar la actividad del cerebro en el retraso del lenguaje. "
Con el advenimiento de la neuroimagenología, encontramos una nueva manera de observar los desórdenes del habla," dijo Nolan R. Altman, M.D., Jefe de Radiología del Hospital de Niños de Miami, lugar donde el estudio se lleva cabo.
Los investigadores realizaron estudios del fMRI en 17 niños con habla retrasada y 35 niños de edad comparable sin habla retrasada para comparar los patrones de la activación del cerebro entre los dos grupos.

Con el fin de estudiar la reacción del cerebro a la lengua pasiva, se obtuvieron imágenes mientras los niños escuchaban la voz materna registrada en cintas magnéticas. Los niños tenian entre 1 y 9 años de edad, con una edad media de aproximadamente 4 años y 6 meses.

Los resultados indicaron que los niños con retraso del lenguaje tienen niveles más altos de actividad del lóbulo temporal derecho, respecto de aquellos niños sin habla retrasada, que tienden a utilizar el lado izquierdo de sus cerebros cuando escuchan. También encontraron que los niños con lenguaje retrasado de 4 años de edad o mayores, tenían perceptiblemente menor activación total del cerebro que los niños del grupo control.
Ese grado de actividad empeoró con la edad, indicando que los niños afectados por ésta patología se tornan menos receptivos para el lenguaje a medida que crecen.
Los niños dicen típicamente sus primeras palabras al 1er año de edad y estructuran oraciones simples entre los 2 y 3 años.
Según los investigadores, si un niño de un año de edad no emite palabras, o si su discurso es extremadamente confuso comparado con el de niños de edad similar; puede ser recomendable que los padres consulten a su médico de cabecera o a un fonoaudiólogo para determinar si el niño tiene un desorden del lenguaje.
"Los hallazgos de nuestra investigación refuerzan la importancia aceptada de la intervención temprana en niños con éstos desórdenes" explicó el Dr. Altman. "Con el uso de la fMRI, los radiólogos pueden ayudar a diagnosticar, dirigir y supervisar el tratamiento de éste grupo de niños."

Según la American Speech-Language Hearing Association (ASHA), se estima que un 2 % de niños sufren alguna condición que puede causarles retraso del lenguaje, incluyendo : trastornos emocionales o del comportamiento, complicaciones del nacimiento, labio o paladar hendido dificultades del desarrollo, pérdida de audición o falta del estímulo ambiental.
El Dr. Altman dijo que el próximo paso es ampliar el estudio y desarrollar una prueba confiable para diagnosticar retraso en el lenguaje. Él destacó la importancia de la identificación temprana de niños con patrones de activación del cerebro compatibles con retraso en la adquisición del lenguaje, para poder actuar tempranamente, momento en el cual resulta más eficaz.
"Una prueba válida que señale éste desorden tendría valor tanto para el médico como para el niño. Alternativamente, después de que el niño realice terapia de fonoaudiología u otra intervención, podemos estudiarlo nuevamente para ver si el cerebro aparece más normal", dijo el Dr. Altman.

El co-autor del estudio del Dr.Altman es el Dr.Byron Bernal.