Artículos

Síndrome de Haglund

Rafael Barousse, Santiago Molinas Ortíz Se acompaña de cambios leves de edema en las partes blandas del paratendón, distensión de la bursa retrocalcanea profunda y leve irregularidad del margen oseo calcáneo en la inserción del tendón (figura 2) indicando cambios de entesitis y bursitis.

Discusión

Dentro del grupo genérico de patologías conocidas como talalgias, existen varias causas siendo entre ellas las exostosis o espolones las más frecuentes. Su origen puede corresponder a tracción excesiva o microtraumatismos repetidos; también puede ser la calcificación de la aponeurosis y a su vez de la musculatura plantar. Las exostosis pueden ser posteroexternas o posterosuperiores.

La deformidad de Haglund es una alteración en la morfología del hueso calcáneo, que forma una prolongación ósea vertical en la tuberosidad posterosuperior.
Fue descripta por primera vez en 1928 como la bursitis retrocalcánea en el marco de una protuberancia anormal en la región posterosuperior del calcáneo, y se asocia con los calzados ajustados como factor predisponente más importante. Es más frecuente en mujeres jóvenes (debido al uso de calzado con taco alto).

Algunos autores hacen referencia a que sea una variedad morfológica del calcáneo.

El síndrome de Haglund es una de las causas de atrapamiento posterior del tobillo. Existen varias teorías sobre su patogenia. Según algunos autores, la contracción continua del complejo gemelo-sóleo produce un atrapamiento del tendón aquíleo y la bursa retrocalcánea contra una tuberosidad posterosuperior del calcáneo aumentada de tamaño. Algunos autores postulan que el proceso comienza por una rigidez externa en el talón, que comprimiría la bursa retroaquílea contra el hueso; la tuberosidad calcánea aumentaría de tamaño como respuesta a la irritación crónica. Otros posibles factores predisponentes serían un arco plantar aumentado, un tendón demasiado tenso y cualquier otra situación que favorezca la fricción entre el tendón y el hueso.

Este síndrome se caracteriza por dolor retrocalcáneo, con inflamación de la bursa superficial, del tendón de Aquiles y bursitis retrocalcánea, secundario a la deformidad del calcáneo. Produce una sintomatología orientativa, con un característico aumento de partes blandas en el talón y dolor focal en la inserción del tendón de Aquiles. La clínica dolorosa se acentúa con la deambulación, la presión del calzado y la flexión dorsal del tobillo.

Habitualmente el estudio radiológico en incidencia perfil, realiza el diagnóstico. La RM se suele reservar para casos dudosos o que no mejoran con el reposo.
Mostrando Página 2 de 4

< 1 2 3 4 >
  • 1341336434_foto1.png
  • 1341336434_foto2.png
  • 1341336434_foto_3.png
  • 1341336434_foto4.png

Comentarios

Tiene que estar logueado para poder comentar.